24 de julio de 2024

Pacto conjetural

“Zumban las balas en la tarde última.

Hay viento y hay cenizas en el viento”

Jorge Luis Borges

Javier Milei, jefe de la oposición al presidente español Pedro Sánchez y, probablemente, uno de los políticos más detestados en Europa y Sudamérica (para no hablar de Rusia y China), recibió la Medalla Internacional de la Comunidad de Madrid. Esta es descripta como »una distinción internacional reservada para algunos líderes, como por ejemplo el actual presidente de Ecuador, o Zelensky, o el presidente venezolano Juan Guaidó» (dime con quién te galardona y te diré quién te patrocina).

Mientras tanto, en algún departamento u hotel situado en la Monarquía Unida de las 40 cuadras que rodean Casa Rosada, la virreina Karina y su fiel alfil “Lule” acumulan poder ninguneando a la oposición disociada (la de los que todavía no defeccionaron) que se reúne en la Jabonería de Perón para definir si conducen los jacobinos o los mencheviques o si, en todo caso, unidos, hacen una revolución o una restauración o una reforma o un comunicado altisonante o simplemente mandan un meme de desagrado… El Pueblo, afuera -como casi siempre-, queriendo saber de qué se trata.

En medio de este panorama tan absurdo como incierto, el antiguo virrey, Mauricio Primero de las Casas Bajas, se resiste a quedar en ese horrible lugar llamado olvido al que fuera condenado por “Le Cercle Rouge”, hato de ciudadanos pro monárquicos que suelen asistir a las tertulias o veladas paquetas de Mariquita Sánchez de Eurnekian y Rocca, célebre operadora, sospechada de espía para todos los bandos. Mauricio mantiene una disputa por el mayorazgo sobre la razón social de su partido con Patricia De la Mosad, figurita política que inauguró esa nueva pasión cosplayer cuando asistió disfrazada de Pepita la Pistolera a un coctel en la embajada (no necesito decir de qué país).

Entre tanto, los mercados dan señales contradictorias: el dólar alcanzó su precio récord, $1.305, los bonos suben y bajan con la velocidad de un carrito de montaña rusa aunque son más las caídas (el jueves cerró con un derrumbe de las acciones argentinas del 8% y el viernes perdieron 4 puntos más), el FMI está furioso y pide “devaluación, aumento de tarifas y consenso para el ajuste”. Todo esto hace que el barón Frederik Sturze Negger sea elevado, por momentos, a prócer de la dolarización y en tanto en otros, Toto de la Champion y Obes, sea considerado vate de la fuga. Lady Pettovello, sin hilo ya en el carretel, continúa en su dorado exilio.

“EL LABERINTO MÚLTIPLE DE PASOS”

A punto de conseguir sus alas de oro -por tener 1 millón de millas en el aire-, nuestro presidente globetrotter aterrizó durante la mañana del viernes en el aeropuerto militar Torrejón de Ardaoz y fue acompañado por la Policía Nacional hasta el hotel Hyatt Regency, de 5 estrellas, donde se hospedó junto con su hermana Karina.

A través de un pedido de audiencia al Rey se intentó que este periplo -realizado por motivos absolutamente personales pero con dinero del Estado-, tuviese algún viso institucional pero Don Felipe de Borbón y Grecia rechazó el encuentro aduciendo que justo tenía que arreglar el cajón de las medias.

Esta visita provocó infinita cantidad de reacciones; desde proto fascistas que le agradecían que luchara contra el comunismo (inédito) hasta filo demócratas que le cantaban “la patria no se vende” y pedían “fuera Milei” en sus pancartas, el líder libertario recibió la condecoración de manos de la alcaldesa Isabel Ayuso y, de inmediato, la oposición inició una acción legal respecto de la legitimidad del premio y Pilar Alegría, portavoz del Gobierno español aseguró que era una “medalla fake”. También los alemanes le bajaron el precio a esta vueltita de Milei por Europa: suspendieron la reunión bilateral que iba a mantener el libertario con el canciller Olaf Scholz y hasta le retiraron el recibimiento con honores militares que los germanos brindan a todo presidente que llegó a su país para recibir el ignoto y módico premio Hayek. Digamos, como suele decir el susodicho: lo dejaron de garpe, “digamos”.

Esa actitud de elefante en la cristalería de Murano que exhibe nuestro mandatario comienza a provocar graves desavenencias en el mundo occidental, como las que ya ha sufrido con algunos países de habla hispana y como las que se vislumbran en Europa y los Estados Unidos: Joe Biden no lo recibe por la manifiesta admiración de Milei por Trump; Italia lo borró del video final del G7; Alemania le suspende una reunión bilateral y en cada lugar al que arriba, hay un grupo de anti fascistas puteándolo. Todo esto después de la “mejor semana del Gobierno”. ¡Mamadera!

“EL CÍRCULO SE VA A CERRAR”

Así en la política como en la economía y, a pesar del inconmensurable esfuerzo que realizan los medios adictos a Javier Milei (si, si, está bien escrito: no son adeptos, son adictos) para tratar de presentar triunfos que no tiene, dólares que tampoco tiene; victorias de las que carece y hasta acciones cuasi heroicas que, como todo en él, son un dibujo. Sin ir más lejos, la fabulosa atajada que, presentada en el recorte de la Oficina del Presidente, parece del célebre Lev Yashin, arquero ruso elegido el mejor de todo los tiempos y, sin embargo, cuando la cámara se abre y se ve toda la imagen, observamos cómo un colaborador le tira una pelota bombeada con la mano para que Milei haga su “volada” y la saque al córner. Una vergüenza.

La misma vergüenza que da escucharlos a él y a sus banda de economistas hablar de éxitos inexistentes. El stock de la deuda aumentó en 65.000 millones de dólares en los cinco primeros meses de gobierno; los 800 millones de dólares que aprobó el FMI fueron, en realidad, una operación contable para auto pagarse. Y los 10.000 millones de dólares por los que Luis Caputo se desvela, están más verdes que los mismos dólares.

Papers internos del Fondo critican los “ostensibles privilegios que el Banco Central le otorga a Marcos Galperin” (acaso a cambio de algunos favores del millonario profugado a Uruguay en las redes sociales que él maneja, como por ejemplo Tik Tok); dudan de las cifras de acopio de reservas ya que saben de las deudas acumuladas por importaciones impagas; se impacientan por la “sequía de dólares” en una época donde se deberían estar juntando con pala; señalan que no hay medidas que “hagan sustentable el ajuste” y, finalmente, lo más importante: piden una devaluación del 30%.

Al respecto, Carlos Rodríguez, reconocido economista que en un principio acompañó a Milei y luego huyó despavorido, resaltó en su cuenta de Twitter que “el 30% de devaluación es un número maldito (…) Cuando lo fueron a Martínez de Hoz, el consenso era que había un 30% de atraso. Sigaut devaluó de entrada 30% y terminó devaluando 30% tres veces ese año antes de que lo sacaran. Al caer la tablita, había consenso de que hacia falta una devaluación del 30%: Duhalde lo hizo y terminó devaluando arriba del 200% con Corralón y pesificación asimétrica y crisis. Ahora se habla nuevamente de un atraso del 30% para el tipo de cambio oficial en el contexto del acuerdo con el FMI. Por tercera vez aparece el 30%…” Lapidario.

Milei se ofusca y pone todas las fichas al triunfo de Trump. Caputo no está dispuesto a devaluar pero tiene en claro que el FMI ya lo echó del gobierno de Macri y, Sturzenegger, estaba chocho porque los micro éxitos de “Toto” frenan su ingreso al Gobierno con un ministerio cortado a medida para él. Y digo estaba porque, por culpa de dos medialunas que le provocaron un intimo malestar intestinal al Presidente que, por esas cosas de tripas no pudo reunirse con Federico volviendo de Rosario.

Los números son aterradores. Ejemplos: los salarios se redujeron el 21% en el primer cuatrimestre; las prestaciones por desempleo crecieron un 60% respecto de 2023; el consumo de carne descendió 8,3 kilos promedio en los 5 primeros meses (la peor cifra en 30 años); las silobolsas tapizan los campos del corredor sojero y la famosa caída de la inflación se muestra estancada. El Mercado desconfía del ministro de Economía… y de Milei también.

“DE ESTAS CRUELES PROVINCIAS, DERROTADO”

Pero las cosas no sólo se complican en el frente económico: la ministra Pettovello, apodada “la borrada” porque ya rechazó 2 veces el “convite” del Congreso para ir a explicar el tema de los alimentos escamoteados, ahora tiene que explicar, además, por qué a esa ONG prestigiosa y honesta a la que le dio el reparto de vituallas se le escaparon unas cuantas cajas de leche que están siendo comercializadas por internet.

Los detenidos durante la represión del día del tratamiento de la ley bases en el Senado han sido casi todos liberados porque la jueza María Servini dictó la falta de méritos para 28 imputados por “orfandad de pruebas” (otra vez el fiscal Carlos Stornelli actuando por afuera de la ley y dando asco… ¿cuándo se pondrá fin a tanto prevaricato de parte de este individuo?).

El partido que preside Victoria Villarruel en la provincia de Buenos Aires, el Demócrata, no presentó el detalle de aportes y gastos de campaña de 2023 y está al borde de la sanción aunque, más grave parece ser lo de la diputada Lorena Villaverde, presidenta de La Libertad Avanza en Río Negro, ya que fue denunciada por su segundo al mando, el dirigente Ariel Zúñiga, por falsificarle la firma. Zúñiga, a quien Villaverde había usado de víctima propiciatoria cuando el tema de las denuncias por “afiliaciones truchas” escaló casi a nivel nacional, declaró: “Las firmas insertas -y que se me atribuyen- no me pertenecen ni fueron realizadas de mi puño y letra” y pidió una pericia caligráfica.

Pero lo tremendo, lo absolutamente despreciable es la detención de una funcionaria de La Libertad Avanza de 9 de Julio, Victoria Caillava, quien habría secuestrado a un niño de nombre Loan y lo habría vendido en Paraguay. “La libertad es que si no querés mandar a tu hijo al colegio porque lo necesitás en el taller, puedas hacerlo”, sentenció “Bertie” Benegas Lynch… acaso también implique que si tenés que vender un pibe, lo hagas tranqui.

“Y LA VICTORIA ES DE LOS OTROS”

Pero Milei va. Entre las internas partidarias del PRO y del Peronismo, Milei va. No porque los suyos no compitan ni se peleen ni se hagan zancadillas como adolescentes en un patio escolar sino porque, el que se porta mal, es expulsado del paraíso libertario. Y si no, preguntale a Posse de quien el presidente dijo en estos días “Era mi amigo hace 18 años. No cumplió los objetivos y pista, afuera”. Con amigos así…

En los partidos no se pueden resolver las cosas de esa manera. De otra forma, Mauricio Macri ya la hubiese echado a Patricia Bullrich del PRO y se dedicaría a trabajar en el que es su mayor objetivo: recuperar volumen político y consolidarse como líder de una derecha mucho más moderada de la que encabeza Milei; de ese modelo de “derecha democrática” que definiera un periodista de Le Monde y que, al parecer es la que de verdad juega en el resto de mundo. Y en la pelea entre Pato y Mau, muchos dirigentes dan saltos mortales hacia delante y hacia atrás, varios quedan desguarnecidos por la pirueta y algunos prefieren agarrar la garrocha y pasarse al bando libertario, al menos mientras dure: Dios dirá.

El peronismo, kirchnerismo incluido, tampoco las tiene fáciles. Esta semana, esa suerte de violencia nervada que se ha instalado entre La Cámpora y los sectores que impulsan la candidatura a presidente de Axel Kicillof tuvo un pico cuando la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, estalló porque Jorge Ferraresi, intendente de Avellaneda y uno de los impulsores de “Todos con Axel” hizo un acto en la localidad de Bernal y no sólo no le avisó sino que no la invitó. Cuando se cruzaron en el Salón Dorado de Casa de Gobierno, la camporista le dijo “cagón” y luego le advirtió al gobernador que eso iba a tener “consecuencias”.

Ferraresi pasó de largo y siguió con su gira proselitista llevándola a Lanús, territorio de Julián Álvarez, otro cuadro destacado de La Cámpora. Allí, le respondió a Mayra. “El otro día escuchaba a alguien que decía que lo que nosotros hacemos va a traer consecuencias. Son, justamente consecuencias lo que estamos buscando… que haya consecuencias” y agregó: “Desde el año 2009 al año 2023, de ocho elecciones perdimos seis. Si no somos capaces de analizar por qué perdemos elecciones es muy difícil construir un triunfo electoral”. La respuesta de La Cámpora: “Kicillof no puede estar ajeno a esto”, y aclaran que también intenta copar distritos del Frente Renovador.

La pelea parece haber roto su dique y sus efectos empiezan a aparecer en el tratamiento de algunas leyes, como la del aumento de la tasas de interés aplicable a las sentencias en material judicial (Verónica Magario dijo que no era un tema del gobierno) y la de la empresa provincial de salud que impulsa el ministro Nicolás Kreplak mientras el líder libertario promete a los gritos, pero sólo delante de los más íntimos, que va a “ahogar económicamente a la Provincia de Buenos Aires para destruir a Kicillof”, a quien considera su único enemigo peligroso (tan pueril el presidente).

Si lo logra, si con la inestimable ayuda de algunos jugadores que no son de su equipo consiguiese todo esto, el servicio que Javier Milei le habrá prestado a sus patrones del círculo rojo y del resto de los círculos habrá sido tan grande que es probable que también sea grande el vuelto, aunque no necesariamente tendrá la forma y el fondo de un reconocimiento.

“CUYA VOZ DECLARÓ LA INDEPENDENCIA”

Jurar un acta, y nada más que eso. El mentado Congreso de Tucumán fue poco más que esa genuina y emotiva declaración de Independencia que tuvo más de intención que de realización. San Martín, Belgrano, los verdaderos arquitectos políticos de ese acto constitutivo sabían que no alcanzaba. Y que debían instituir alguna forma de Gobierno. Sobre todo por el retroceso político al que la Santa Alianza había sometido a toda Europa instalando gobiernos despóticos y lo que esto significaba para esa libertad incipiente.

Nuestros próceres lo sabían pero ni el presidente ni su vice parecen estar atentos a estas cuestiones. Un Milei exultante (se debe sentir un triunfador absoluto luego de lo de la Ley Bases) anunció el 20 de junio, en el Monumento a la Bandera de Rosario, la firma del Pacto de Mayo pero el 9 de Julio y en Tucumán.

Si fuesen profundos, e inteligentes, uno podría llegar a pensar que éste es un nuevo acto de fina provocación del porteñismo a los pueblos federales pero no, son simplemente improvisados: rústicos, ignorantes y con una mirada muy Billiken de la historia. Ni siquiera consideraron que hace 23 años, allá por julio de 2001, un Fernando de la Rúa desorientado desde la Casa Histórica, hizo un sentido llamado a la Unidad… Se veía armando un nuevo Pacto de la Moncloa pero terminó, meses después, protagonizando una mala remake del filme Apocalipsis Now, cuando se escapó en un helicóptero dejando un tendal de muertos.

Como aquel Francisco Narciso de Laprida que presidió el Congreso de Tucumán y leyó el acta de la Independencia, Javier Milei sueña ser otro, ser más grande que su “destino sudamericano”. Pero en esta nueva era política de corrupción y crimen a plena luz del día, nada ni nadie puede asegurárselo: ni el reconocimiento de Ayuso, ni el amor de Karina, ni el patrocinio lubavitch, ni siquiera las fuerzas del cielo. Todo puede ser: incluso “el íntimo cuchillo en la garganta”. No es ni un diagnóstico ni un deseo: apenas una metáfora. El más grande verso que escribió Jorge Luis Borges para cerrar su poema magistral.

About Author

Categorías