18 de agosto de 2022

Por primera vez después de 158 años, una mujer preside Diputados

Siete décadas después de que mujeres ingresen al Congreso nacional, una diputada estará al frente de la cámara Baja. El hito se nota aún más cuando se compara con la creación del parlamento: 158 años pasaron sin que una mujer la presida. Cecilia Moreau fue electa presidenta con el apoyo del Frente de Todos y otros partidos de la oposición y pese a la abstención de Juntos por el Cambio.

El 25 de abril de 1952 juraron como diputadas y senadoras 29 mujeres. Por primera vez en la historia argentina habían sido electas para representar a la sociedad quienes históricamente habían sido excluidas tanto de la voz como del voto.

La elección que las llevó a esos cargos se había dado el 11 de noviembre de 1951, cuando Juan Domingo Perón obtuvo su segundo mandato con más del 60% de los votos. Ese mismo día las mujeres sufragaron y fueron designadas por primera vez.

Esto sucedió casi cinco años después de la sanción de la ley 13.010, con la que Eva Perón estableció la igualdad entre varones y mujeres ante los comicios. Con ese paso se universalizó el voto a mayores de 18 años, que ya era secreto y obligatorio desde 1912, pero sólo para los hombres.

La presidencia de Cecilia Moreau en Diputados coincide históricamente con la titularidad del Senado, que está a cargo de Cristina Kirchner. Ambas cámaras están encabezadas por mujeres. “Un hito para nuestra historia de lucha”, marcó Estela Díaz, ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires.

“Tomo el compromiso de asumir esta responsabilidad de mi espacio político, pero también de expresar al máximo la decisión popular y democrática”, expresó Cecilia Moreau en su primer discurso como tercera en la línea de sucesión presidencial.

“Quiero agradecer a mis compañeros el honor como militante política haber sido designada en esta etapa como presidenta de la Cámara. Asumo el compromiso de expresar a la máxima institución de la representación democrática”, agregó en su discurso de asunción.

Manifestó que «hay una responsabilidad adicional por ser mujer, la primera en presidir esta cámara». «No voy a gobernar con mis hormonas esta Cámara, lo voy a hacer con mi cabeza y con mis convicciones», destacó, en referencia a las declaraciones que había dado Cristina Kirchner en mayo en la Universidad Nacional de Chaco.

Categorías