24 de mayo de 2024

Inclusión también es movilidad sostenible

Por Jorge Rivas para DeudaPrometida.com.-

La semana en la que nos encontramos está consagrada como semana de la movilidad sostenible. Por ese motivo quiero aprovechar, como director nacional del área que se ocupa de accesibilidad, inclusión y sostenibilidad en el Ministerio de Transporte de la Nación, para reflexionar sobre el tema.

Desde su definición a cargo de una comisión de Naciones Unidas, a fines de los ochenta, el concepto de sostenibilidad se define como la satisfacción de «las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras». Usualmente se asocia el concepto de «desarrollo sostenible» a la agenda ambiental, que se concentra en los drásticos cambios que se han producido y se producen en el clima como efecto de la acción humana. En ese marco, el gobierno del que formo parte, y en particular el Ministerio de Transporte, se encuentra trabajando en la necesaria transición energética de los medios de locomoción. Así fue que, durante el transcurso de la semana, se anunciaron importantes iniciativas en esta línea.

Por otro lado, es importante advertir que el paradigma del «desarrollo sostenible» apunta no solo a la crisis climática, sino también a las crecientes desigualdades, a la pobreza, a la vulnerabilidad y a la exclusión de las distintas poblaciones. Como se advierte en su definición, el desafío es resolver satisfactoriamente las necesidades de la sociedad sin comprometer el futuro de las próximas generaciones. Esto implica un cambio de paradigma, es decir, la concepción integral de cómo llevamos adelante nuestras tareas, lo cual, obviamente, involucra al transporte en sus múltiples modalidades. Si pensamos en la movilidad de las personas nos encontramos frecuentemente con exclusión y desigualdades, principalmente si desglosamos en las distintas poblaciones y por ingresos económicos.

Por ese motivo, en el marco de la movilidad sostenible, es que quisiera advertir sobre la necesidad de agregar a la agenda una perspectiva que ponga el foco, a su vez, en la inclusión y en la planificación urbana como elementos indisociables para pensar la sostenibilidad de manera integral.

Con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), Naciones Unidas sugiere desglosar los alcances de la sostenibilidad en las distintas poblaciones. Por ejemplo, cuando se piensa en transporte adecuado en ciudades sostenibles se subraya la importancia de que no sea solamente para la población hegemónica-minoritaria (generalmente hombres de ingresos medios-altos), sino que realmente sea universal (a las personas de bajos ingresos, mujeres y diversidades, personas con discapacidad, niñes y adultos mayores).

Creo firmemente que es necesario regular el uso del suelo urbano e impulsar políticas de movilidad que se centren en la accesibilidad en un sentido amplio, desestimando el autocentrismo y la fragmentación que conlleva la expansión urbana guiada por los intereses de los desarrolladores inmobiliarios. Siento que esta es la única forma de pensar las ciudades realmente para la gente y la comunidad en su conjunto. La movilidad sostenible nos tiene que llevar a tomar seriamente la movilidad activa en sus diferentes formas (caminar, utilizar bicicletas y otros vehículos de propulsión humana) así como la intermodalidad (combinar modos de transporte, por ejemplo bicicleta más tren). Debemos pensar estrategias de movilidad que fomenten la integración social en los barrios.

Asimismo, como queda señalado en los ODS, la inclusión es central en la sostenibilidad. En ese sentido, quiero hacer mías las palabras del pedagogo italiano Francesco Tonucci, cuando propone «sustituir a esa figura del adulto varón trabajador en la que se centró el diseño de las ciudades, por la del niño, asumir al niño como parámetro de evaluación y como cambio de la ciudad, con la hipótesis de que una ciudad que sea adecuada para los niños será mejor para todos«. Pero me gustaría ampliarlo aún más, que el parámetro de evaluación y cambio sean todas las poblaciones históricamente excluidas, personas con discapacidad, adultos mayores, mujeres y diversidades. Sólo así tendremos ciudades para todos.

Jorge Rivas es director nacional de Estrategias Inclusivas, Accesibles y Desarrollo Sostenible del Transporte, en el Ministerio de Transporte de la Nación. Dirigente de la Confederación Socialista Argentina.

About Author

Categorías